LA ENFERMEDAD DE PARKINSON DIFERENCIA POR GENERO

4/3/2015
Se ha demostrado que los fenómenos de “deterioro de fin de dosis” son más frecuentes en las mujeres que en los hombres con enfermedad de Parkinson. Las diferencias entre ambos géneros en la respuesta al tratamiento requiere de una atención especial por parte de los médicos a la hora del manejo de la enfermedad.

Casi la mitad de los pacientes con enfermedad de Parkinson desarrollan fluctuaciones motoras después de un período de tiempo en tratamiento con levodopa (entre 4-6 años después de inicio del tratamiento). Aparentemente estas fluctuaciones se producen por la disminución de la respuesta a la medicación (asiduamente llamada respuesta subóptima, es decir, por debajo de lo que esperamos).

Estas fluctuaciones motoras, o cambios en la respuesta a los fármacos dopaminérgicos se manifiestan mediante episodios en los que reaparecen los síntomas de la enfermedad.

De esta forma podemos definir períodos “on” en los que la función motora es normal y períodos “off” en los que aparecen los síntomas motores propios de la enfermedad y también pueden aparecer movimientos hipercinéticos involuntarios (discinesias).

El fenómeno “wearing-off” o “deterioro de fin de la dosis”, es aquél en el que los síntomas de la enfermedad de Parkinson reaparecen antes de recibir la dosis siguiente del fármaco. Con este último tipo de fluctuaciones el paciente se convierte en dosis-dependiente y requiere de un aumento en la frecuencia de la dosis con intervalos más cortos.

Este fenómeno “deterioro de fin de la dosis”(wearing-off), es muy diferente de un sujeto a otro y su detección precoz permite optimizar el tratamiento.

Las razones por las que se produce este fenómeno no se conocen completamente. Se han reconocido unos factores de riesgo como: la edad de inicio de los síntomas, el bajo peso corporal, la gravedad de la enfermedad, la asociación de levodopa y entacapona, una sola toma diaria de levodopa, la duración del tratamiento con levodopa y el género femenino.

Un estudio evalúa las diferencias entre géneros (hombre/mujer) y se basa en un análisis que se realizó en Italia en 600 personas con enfermedad de Parkinson.

En ese estudio se desvela que las mujeres son más propensas a sufrir el fenómeno de “deterioro de fin de la dosis” en comparación con los hombres, llegando a un riesgo de un 80% de mujeres con enfermedad de Parkinson que lo sufren.

Además las mujeres presentan este fenómeno en un menor período de tiempo de tratamiento que los hombres y la progresión de la enfermedad en ellas, también es ligeramente más rápida.

Las diferencias entre hombres y mujeres en relación a la respuesta al tratamiento ya se habían demostrado anteriormente, tal es el caso de la aparición de discinesias inducidas por levodopa, es decir que las discinesias son más frecuentes en las mujeres cuando la duración de la enfermedad es > 5 años y con una latencia menor que los hombres.

Los resultados de este estudio además de proporcionar una explicación de la asociación con el género femenino, pondrían énfasis en un parámetro como el peso corporal, lo que en la práctica clínica generalmente se pasa por alto a la hora de las decisiones terapéuticas.

Las mujeres reportaron una peor calidad de vida que los hombres, probablemente debido al fenómeno “deterioro de fin de la dosis” ya que la aparición de síntomas motores y no motores se correlaciona con la calidad de vida.

Según las guía del tratamiento de la enfermedad de Parkinson el control sintomático del fenómeno “deterioro de fin de la dosis” se realiza mediante el aumento y/o fraccionamiento de las dosis de levodopa o añadiendo otros fármacos.

Aunque las guías clínicas del manejo de la enfermedad de Parkinson no contemplan un planteamiento del tratamiento diferente entre géneros(hombre/mujer), la evidencia de una respuesta diferente, sugiere la necesidad de prestar más atención en la gestión clínica diaria.

Conclusión

Puede existir una diferencia entre hombres y mujeres en la presentación del fenómeno “deterioro de fin de la dosis” en personas con enfermedad de Parkinson y esto puede tener implicaciones de un tratamiento por debajo de la dosis óptima para el control de la enfermedad.

Esto llama la atención a la conveniencia de un enfoque de tratamiento personalizado especialmente para las mujeres con Parkinson que normalmente están poco representadas en los estudios.

Colombo D et al.
The “Gender Factor” in Wearing-Off among Patients with Parkinson’s Disease: A Post Hoc Analysis of DEEP Study.ScientificWorldJournal. 2015;2015:787451 http://ow.ly/JNcde (Acceso a texto en inglés)

 

Fuente: http://portal.unidoscontraelparkinson.com/

Abrir chat