Michael J.Fox

Existen muy pocas noticias que expliquen cómo es la vida de aquéllas personas con Parkinson que son diagnosticadas con anterioridad a los 50 años. Algo que a día de hoy, aunque cada vez menos, sigue siendo un mito: el Parkinson sólo lo padecen las personas mayores de 65-70 años, cosa que es incierta.

Hoy nos hacemos eco de una noticia dedicada a todos aquellos afectados, jóvenes y no tan jóvenes:

Profesora aporta las claves para vivir con Parkinson

Fernanda Fontes dedicó su vida al deporte y fue diagnosticada a los 44 años.

Fernanda se dio cuenta que algo no andaba bien cuando luego de una larga caminata por la rambla de Piriápolis, llegó a su casa, se metió en la ducha y notó, al lavarse el pelo, que su brazo izquierdo no se movía bien. Lo hacía con lentitud y de manera descoordinada. Tenía entonces 44 años, y llevaba 22 años consecutivos ejerciendo como profesora de Educación Física. Habían nacido sus dos hijos: Gastón de un año y Guillermina de tres.

Días más tarde, subiendo el cerro San Antonio, sintió el segundo llamado de atención: su pierna izquierda no le respondía, cada tres o cuatro pasos tenía que arrastrarla. Algo no estaba funcionando bien, decidió consultar a un neurólogo. Comenzó para Fernanda Fontes un camino que le cambió para siempre no solo su vida sino la forma de ver y valorar cada instante de su existencia. El diagnóstico demoró algunas semanas en llegar; luego de exhaustivos exámenes, el doctor Ricardo Buzó concluyó: Parkinson.

Transcurrieron seis años de aquel momento y hoy Fernanda relata, en un libro, cómo decidió encarar su enfermedad y su vida desde aquella tarde de noviembre de 2011 cuando supo lo que padecía. “In Curable”, se titula el libro que durante un año y medio Fontes escribió.

Podéis leer la historia completa en el siguiente enlace (Fuente: El País)