Texto

4/5/2015

El objetivo es respaldar iniciativas de fomento del empleo y mejorar la vida de personas en riesgo de exclusión o con dependencia física o psíquica.

Un total de 98 proyectos de asociaciones se beneficiarán en Aragón (75 en Zaragoza, 13 en Huesca y 10 en Teruel), de los convenios sociales que por décimo año consecutivo han concedido las fundaciones Ibercaja y Caja Inmaculada.

 

Amado Franco, presidente de Fundación Ibercaja, y Rafael Alcázar, presidente de la Fundación CAI, junto a las directoras de las obras sociales de ambas entidades, Teresa Fernández y María González, respectivamente, han suscrito en el marco del Patio de la Infanta los acuerdos con las 75 organizaciones zaragozanas seleccionadas en la X Convocatoria de ayudas sociales.

Dentro de esta décima convocatoria en Aragón se han presentado en total 196 proyectos de los que 98 han sido los seleccionados, y la Fundación Ibercaja ha escogido a nivel nacional en total 272 proyectos de las 522 iniciativas recibidas.

El objetivo de esta convocatoria es respaldar iniciativas destinadas a fomentar el empleo y mejorar la calidad de vida de las personas en riesgo de exclusión social, situación de dependencia física o psíquica.

Según las bases del concurso, los proyectos podían ser presentados por entidades sin ánimo de lucro con una experiencia mínima de dos años que contasen con estructuras económicas y de gestión que aseguren la viabilidad de su ejecución. La ayuda máxima a percibir no puede superar los 20.000 euros para cada proyecto.

En los diez años de existencia de estos convenios se ha atendido a un total de 1.953 iniciativas en las que se han invertido unos 28 millones de euros, mientras que para este año se destinan 890.000 euros para toda España.

En Aragón, las 98 asociaciones seleccionadas percibirán 373.000 euros, de los que 192.800 se destinarán a 59 proyectos de atención de necesidades básicas para colectivos en situación o riesgo de exclusión social; 31 iniciativas recibirán 157.000 euros para inserción laboral y social; y 8 proyectos 23.200 euros para combatir el fracaso escolar.

Amado Franco ha destacado la labor que realizan las diferentes entidades que participan en la convocatoria que “con su dedicación, casi siempre altruista, contribuyen a la construcción de una sociedad más justa y mejor”.

También ha recordado que la inversión de 28 millones de euros que han realizado en estos diez años de convocatorias de convenios sociales reflejan “el compromiso de esta casa con su vocación social”, por lo que considera que se trata de “un buen canal para que Ibercaja cumpla con una de sus principales razones de ser”.

A pesar de la vuelta que ha sufrido el sistema financiero español en estos siete años de crisis y, en el caso de CAI e Ibercaja, de la transformación en Ibercaja Banco “el espíritu original y fundacional permanece” en dos entidades que acumulan más de cien años de “actividad social y cultural”.

“Desde hace dos años hemos unido nuestros esfuerzos por llegar a más sitios”, ha resaltado el presidente de la Fundación Ibercaja.

Asimismo, Franco ha recordado que siguen destinando los beneficios que se puede “a la obra social y merece la pena seguir por ese camino”.

Por su parte, Rafael Alcázar ha destacado el buen entendimiento y la coordinación que existe entre las dos instituciones, lo que no les impide que mantener “líneas de actuación específicas y nuestra propia identidad”.

“Compartimos similares objetivos, lo que nos permite realizar proyectos conjuntos de gran alcance social para los aragoneses, y al mismo tiempo conservar nuestra singularidad”.

Alcázar ha expresado su satisfacción porque estos convenios permiten mostrar la labor que realizan en Aragón desde la Fundación para atender los problemas sociales y a los más desfavorecidos.

 

Fuente: www.heraldo.es