No está indicado para todos los pacientes con EP. Los neurólogos estudian detenidamente aquellos casos que creen susceptibles de recibir este tipo de tratamiento antes de proponerlos como candidatos a la intervención. Existen diferentes técnicas, reversibles o irreversibles.

  •  Técnicas irreversibles (palidotomía, talamotomía, subtalatomía): son técnicas casi en desuso. Consisten en lesionar ciertas partes del cerebro para conseguir reducir el temblor y otros síntomas principales de la EP.
  •  Técnicas reversibles (Estimulación Cerebral Profunda): Consiste en una estimulación de alta frecuencia sobre el núcleo subtalámico (que es el que se encuentra hiperactivo y causa la sintomatología típica del Parkinson) con un electrodo que inhibe o bloquea su actividad patológica.

En el caso de la Estimulación Cerebral Profunda, la cirugía se realiza tras la colocación de un marco de estereotaxia con anestesia local (que permite localizar la “diana quirúrgica” mediante un sistema de coordenadas tridimensionales y que el paciente pueda colaborar en la intervención). Los neurocirujanos y neurólogos se  orientan por un registro electrofisiológico para localizar la diana donde se colocará el electrodo. Generalmente es cirugía bilateral (se realiza en los dos hemisferios cerebrales)

Un segundo procedimiento, realizado unos días después y con anestesia general, sirve para la colocación de la batería (marcapasos) y los cables de conexión. La batería dura varios años, pero cuando se agota se recambia con anestesia local.
Debe esperarse unos meses para comprobar la eficacia real de la intervención. Todos los síntomas cardinales de la EP mejorar, si bien el temblor y la rigidez lo hacen más que la marcha o la estabilidad, por ejemplo. Los periodos off se reducen y mejoran las discinesias. La fluencia verbal parece empeorar.
El efecto sobre las funciones cognitivas, comportamentales o el humor todavía no son bien conocidos.

Este tipo de intervención ofrece la ventaja de la reversibilidad (no hay lesión) y la adaptabilidad (pueden seleccionarse los parámetros de estimulación pertinentes en cada caso.