Permiten incrementar los niveles de dopamina cerebral al inhibir, como su nombre indica, una enzima que degrada la dopamina.

  • Selegilina (Plurimen®): el efecto sintomático es leve y aunque no previene la aparición de complicaciones motoras asociadas al uso de Levodopa, permite reducir la dosis de ésta. Puede provocar confusión y alucinaciones y empeorar las discinesias.

No está demostrado con certeza su papel neuroprotector ni en el inicio de la enfermedad ni en fases más avanzadas.

  • Rasagilina (Azilect®): Se ha demostrado que en monoterapia mejora los síntomas motores en la fase inicial de la enfermedad, y en terapia combinada, mejora la rigidez, bradicinesia, temblor y fluctuaciones motoras en fases avanzadas.

Así mismo, se ha demostrado su efecto neuroprotector, retrasando la progresión de la enfermedad.