En la actualidad, no existe un tratamiento curativo para la Enfermedad de Parkinson aunque sí paliativo, llegando a controlarse eficazmente.

Hoy en día se disponen de importantes avances a nivel farmacológico y quirúrgico. Además, las terapias rehabilitación (Fisioterapia, Terapia Ocupacional, Logopedia, Psicología, etc.) son un complemento fundamental e indispensable de tratamiento médico ya que pueden mejorar la autonomía y favorecer la calidad de vida.