Lamentablemente, en la actualidad no existe un tratamiento curativo definitivo, aunque sí paliativo.

Las investigaciones avanzan en ese sentido y en la búsqueda de medicamentos que protejan a nivel neurológico contra la EP

Hoy en día se disponen de importantes avances a nivel farmacológico y a nivel quirúrgico.

Además, la rehabilitación (Fisioterapia, Terapia Ocupacional, Logopedia, Psicología, etc.) es un complemento fundamental e indispensable al tratamiento médico ya que pueden mejorar la autonomía y favorecer la calidad de vida del afectado.