Además, existen otra gran variedad de síntomas secundarios, que no siempre aparecen en todos los afectados.

  • Estreñimiento.
  • Sudoración excesiva, seborrea y sialorrea.
  • Pérdidas de peso.
  • Trastornos del sueño: somnolencia diurna, sueños vívidos, insomnio, despertar frecuente durante la noche, etc.
  • Cansancio, fatiga.
  • Dolores musculares.
  • Dolores articulares.
  • Incontinencia urinaria, nicturia, poliquiuria.
  • Problemas sexuales: disminución de la libido (deseo sexual), impotencia, anorgasmia, hipersexualidad, etc.
  • Depresión, trastornos afectivos, apatía, irritabilidad.
  • Alteraciones respiratorias.
  • Alteración del gusto y del olfato.
  • Trastornos de la deglución.
  • Trastornos oculares: visión doble, sequedad de ojos, picor,  falta de enfoque visual.
  • Trastornos cognoscitivos: bradifrenia (lentitud de pensamiento), falta de planificación, programación, falta de fluidez lenguaje, alteración de la memoria semántica, etc.