5/09/2015

Además de otras enfermedades neurodegenerativas conformacionales. Lo ha llevado a cabo un equipo de investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red.
Un equipo de investigadores español, miembros del Centro de Investigación Biomédica en Red en Enfermedades Neurodegenerativas (CBERNED), acaba de publicar un estudio en la revista científica 0PLOS One orientado a identificar la existencia de patrones epidemiológicos comunes entre las enfermedades neurodegenerativas conformacionales, y cuyos resultados sugieren que en los casos de edad avanzada, la neurodegeneración pudiera reflejar la existencia de una continuidad entre enfermedades concretas, por ejemplo entre el alzheimer y la demencia por cuerpos de Lewy o la de la enfermedad de Parkinson.

Son enfermedades caracterizadas por depósitos de proteínas mal plegadas a las que se atribuye la muerte progresiva neuronalDentro del amplio campo de los trastornos neurodegenerativos, el subgrupo conocido como enfermedades neurodegenerativas esporádicas (de origen desconocido) es uno de los que constituye un importante problema de salud mundial, siendo sus posibilidades de prevención escasas al desconocerse sus causas, a diferencia de lo que ocurre en las enfermedades neurodegenerativas de origen genético (debidas a mutaciones) o adquirido.

La mayoría de ellas son enfermedades caracterizadas por depósitos de proteínas mal plegadas a las que se atribuye la muerte progresiva neuronal y denominadas “enfermedades conformacionales”, y comprende trastornos como las formas esporádicas de la enfermedad de Alzheimer, el temblor esencial, la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de cuerpos de Lewy, la demencia frontotemporal o la atrofia macular de retina ligada a la edad, la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob esporádica o las formas esporádicas de demencia neurodegenerativa de evolución rápida.

Partiendo de un análisis de 2563 documentos sobre incidencia (casos nuevos anuales por millón de personas) y duración (años) hasta la actualidad no abordado de forma comparativa, la observación se centra particularmente en las curvas de incidencia específica por edad de los trastornos, con el fin de identificar patrones epidemiológicos sistemáticos. La extensa recogida de datos, completada asimismo con información detallada de registros británicos, suecos y españoles relativos sobre casos de enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, ELA y demencia neurodegenerativa esporádica rápidamente progresiva, sugiere que, aunque a nivel individual, esas enfermedades pueden aparecer a casi cualquier edad, las enfermedades menos frecuentes aparecen a edades más jóvenes y son las más letales y de evolución rápida (de 1 a 3 años) y las más frecuentes (alzheimer o atrofias de retina) son de evolución más lenta y aparecen más tarde en la vida, existiendo algunas (ejemplo la enfermedad de Parkinson y demencia fronto-temporal), que muestran un patrón intermedio. Estos patrones estarían relacionados con el tipo de depósito proteico, bien definido en las de curso más rápido y menos especifico en las de aparición tardía.

Por ello, tal como indica el investigador principal del estudio, perteneciente al Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III, y miembro de CIBERNED, Jesús de Pedro, en base a los resultados de la investigación, la visión epidemiológica y la de estudios de laboratorio “no habría límites claros entre distintos tipos de demencias de aparición tardía”. La existencia de un patrón transicional sugiere la posibilidad de plantear una visión unificada de las enfermedades neurodegenerativas, en base a un patrón de incidencia similar para trastornos de tipo adquirido, esporádico y los debidos a mutaciones puntuales. Este patrón podría explicarse por elementos comunes de los mecanismos fisiopatológicos responsables de la formación de depósitos de proteínas mal plegadas en el cerebro y en otros órganos, de posible gran interés en tratamiento y prevención transversales más que específicos para cada trastorno.

Fuente: www.consalud.es