Principal_new Foros Taller Literario Los pesos en la balanza (relato sobre el parkinson)

  • Este debate tiene 3 respuestas, 1 mensaje y ha sido actualizado por última vez el hace 5 años, 6 meses por Maria.
Viendo 4 publicaciones - del 1 al 4 (de un total de 4)
  • Autor
    Publicaciones
  • #29555 Responder
    José
    Invitado

    Uno vive su vida tan tranquilo, con los problemas habituales, quiero decir. Con las cosas buenas y malas que solemos tener a lo largo del camino. Trabajo, aficiones, responsabilidades, etc. Por ponerlo de algún modo, imaginemos que cada uno llevamos un cierto equilibrio en una balanza. A un lado cosas que nos gustan, que nos divierten y que disfrutamos, como salir con los amigos, los ratos de ocio, viajar, etc; del otro lado, todas aquellas tareas fastidiosas como el trabajo, la responsabilidad, los horarios, etc. que hacemos porque, bueno, porque no tenemos más remedio que hacerlas. Tampoco es que nos planteemos mucho la cuestión. Mas bien pasamos el tiempo que dedicamos a hacer esas cosas fastidiosas a pensar en lo bien que lo vamos a pasar haciendo las que nos gustan, y el tiempo que dedicamos a hacer las placenteras en olvidar las fastidiosas. A así vamos, equilibrando la balanza.
    De repente, como si de un mazazo brutal se tratase, una sola pesa que parece más grande que todas las demás golpea salvajemente la balanza y hace caer todas las otras pequeñas pesas, insignificantes ahora. Te han diagnosticado Parkinson. Y parece que el nuevo peso ha inclinado tu balanza para siempre. Pero he aquí que no. Al igual que antes, para todo peso hay un contrapeso, y uno empieza a hacer malabarismos con la medicación y la enfermedad. De un lado el peso de la enfermedad te lleva al extremo de la rigidez, del otro el exceso de medicamentos hace que te encuentres descontrolado por movimientos involuntarios, más desagradables incluso que la propia rigidez. Y uno se ve de nuevo tratando de llevar un equilibrio, aunque esta vez te parezca que no es entre placeres y fastidios, sino entre dos males, a ninguno de los cuales se les quiere. Si tan sólo le dejasen a uno en ese punto intermedio donde la balanza se equilibra… pero qué fácil es que esta se incline a un lado o a otro.
    Claro que luego te das cuenta de que los efectos de la enfermedad y de la medicación no son sino dos aspectos de un mismo organismo que eres tú, y que no son opuestos sino complementarios. Al fin y al cabo, tampoco eran opuestas las horas de trabajo y de responsabilidades, pues ellas mismas eran las que te permitían las gratas horas de ocio. Enfermedad y medicación, eso sí, son dos alternativas que nadie ha escogido. Pero las leyes de la física y la mecánica de los pesos es la misma para ambas. Entonces uno se da cuenta de que si el mazazo inicial de la enfermedad fue tan grande fue porque hizo saltar todas las otras pequeñas pesas y contrapesas que estábamos acostumbrados a manejar. Tal vez debamos, en la medida de lo posible, volver a hacer nuestro balance vital contando con ellas. Cuantas más pesas haya en la balanza, la de la familia, la de los amigos, la del ocio, y también, desde luego, la del trabajo y las responsabilidades (en la medida en que cada uno se lo permita) menos peso, y menos importancia, tendrán las pesas de la enfermedad y de la medicación. O no, quizá no, el peso será el mismo, pero será mucho más fácil mantener en el equilibrio. Al fin y al cabo, de eso se trató desde un principio.

    José Sánchez-Cerezo de la Fuente

    #40269 Responder
    Maria
    Invitado

    El equilibrio personal es importante pues no todo el mundo entienden apoya en su justa medida o como nosotros deseariamos.La enfermedad ha sido un duro golpe pues yo que soy sanitaria piensas que tu estas para ayudar a todo el mundo,. que pasa por el hospital ha pasar su enfermedad lo mejor posible dando animos, pero cuando te toca a ti piensas ahora que. Como lo digo yo que me pasa ha mi hoy despues de casi dos años y medio no lo he dicho y no me puedo enfrentar a la situacion, yo se mis limitaciones que afronto lo mejor posible con la ayuda de mi marido y mis hijos, y una amiga muy especial para mi ya que para mi es mi hermana la cuarta, ya que ha ella la tengo mas cerca, que a mis hermanos que viven fuera de mi ciudad y estan muy encima.
    Leo todo lo que cae en mis manos sobre la enfermedad y sigo mi vida lo mejor posible

    #41328 Responder
    VEGG.
    Invitado

    Buenas noches, que puedo deciros a vosotros, Maria y Jose, que ya estais descubriendo lo que es vivir con este «OKUPA», asi lo llamo yo,intentando ganar la partida, no tengais miedo, esto es facil decirlo y dificil de hacer, aun asi, se puede ganar bastante terreno y poco a poco confiareis mas y os sentireis mejor. no resulta ni cómodo ni facil, pero si hace que te hagas un luchador nato y con el tiempo, veas que si puedes llegar a controlar mejor tu vida, animo, para que disfruteis de lo bueno que teneis, que son muchas cosas, y que os deseo de corazon aprendais a vivir de esta manera tan compleja que nos toco. VEGG.

    #50135 Responder
    Maria
    Invitado

    yo creia que despues de haberme decidido a escribir sobre lo que me pasaba, veo que hay mucha incertidumbre ha contar lo que nos pasa pues yo pensaba que esa seria la mejor forma de poder concoer gente que tiene esa enfermedad ya que yo no me he atrevido ha ir a la asociacion y ademas tampoco se lo he dicho a algunos familiares y ha amigos la verdad no se cual es la razon y espero que esto me ayude a poder hablar de la enfermedad sin emocionarme ni llorar espero que me podeis ayudar ya que es muy duro gracias de anemano.

Viendo 4 publicaciones - del 1 al 4 (de un total de 4)
Respuesta a: Los pesos en la balanza (relato sobre el parkinson)
Tu información: